LIMPIEZAS FACIALES

Tratamiento de limpieza profunda

La limpieza facial profunda elimina las células muertas, puntos negros y nos ayuda a eliminar las toxinas e impurezas de la piel.

Por tanto, es el primer paso par para conseguir una piel cuidada y permitir la penetración de los principios activos de las cremas o mascarillas.

De esta forma la piel queda hidratada, libre de impurezas y preparada para recibir los cuidados de los principios activos que se vayan a aplicar a continuación.

Indicado para cualquier edad. Cada mes o dos meses dependiendo del tipo de piel y de las condiciones ambientales a las que se expone.

 

Protocolo

  1. Aplicar leche limpiadora.
  2. Hacer uso de un gel limpiador facial.
  3. Llevar a cabo un diagnóstico de la piel.
  4. Utilizar vapor.
  5. Extracción de puntos negros
  6. Microdermoabrasión.
  7. Aplicar mascarilla facial.
  8. Usar vitaminas.
  9. Aplicar crema final.

 

Resultados

Piel libre de impurezas e hidratada.

RESERVAR

Limpieza facial normal

A diferencia de la limpieza facial profunda solamente extraemos los puntos negros y aplicamos vitaminas para ayudar a eliminar las toxinas e impurezas de la piel.

Por tanto, se usa como tratamiento preventivo tras una limpieza profunda para conseguir una piel cuidada y permitir la penetración de los principios activos de las cremas o mascarillas.

De esta forma la piel sigue quedando hidratada, libre de impurezas y preparada para recibir los cuidados de los principios activos que se vayan a aplicar a continuación.

Indicado para cualquier edad. Cada mes o dos meses dependiendo del tipo de piel y de las condiciones ambientales a las que se expone.

Resultados

Piel libre de impurezas e hidratada.

RESERVAR